Llegada del gobernador José Luro a La Pampa, año 1900

Compartimos con ustedes, esta publicación periodística de la revista Caras y Caretas, publicada en el año 1900,  sobre la llegada del gobernador José Luro a La Pampa. El artículo es producto de un relevamiento realizado  por  el genealogista e investigador,  Ing. Rubén Gómez Luna y para facilitar su lectura y difusión, ofrecemos la transcripción completa de la nota.

Caras y caretas – 27 de enero de 1900 –

“De La Pampa Central

La llegada del nuevo gobernador

 El recibimiento hecho al Dr. José Luro, nuevo gobernador de la Pampa Central, los trabajos seguidos en Buenos Aires por una comisión de vecinos de General Acha, trabajos encaminados a que se conservase dicho punto como residencia del gobernador del territorio, y el arresto del General Pico,  antecesor del Sr. Luro en el cargo que éste desempeña hoy,  han hecho fijar las miradas de todos en esas lejanas regiones, que progresan con pasmosa rapidez.

Un antiguo fortín, destinado a detener las invasiones de las hordas salvajes, dio origen a General Acha, capital de la gobernación. Cuenta con seis mil habitantes, y tiene en la explotación agrícola su principal fuente de riqueza; en la actualidad se hallan allí destinadas 2.500 hectáreas al cultivo de la alfalfa y 500 al del trigo. El movimiento comercial fluctúa  entre dos y medio y tres millones de pesos, cantidad por que giran en conjunto sus ciento veinte casas de negocios. Entre los edificios públicos pueden contarse la iglesia, la dos escuelas, el colegio de los padres salesianos, el banco y la municipalidad. La casa de gobierno y la cárcel se hallan en construcción todavía..

Santa Rosa de Toay, pueblo que en corto espacio de tiempo ha progresado de manera notable, fue fundando por el señor Tomás Mason, en terrenos de su propiedad. Nacido ayer este nuevo centro de población, es hoy punto de residencia de 12.000 habitantes; su comercio gira por valor  de un millón y medio de pesos anuales, y en el año 1899 poseía  10.000 hectáreas sembradas de trigo, 50.000 de maíz y 40.000 de alfalfa. Santa Rosa de Toay contiene en su recinto dos colegios, en los que pueden  recibir educación 200 alumnos; iglesia, casa municipal, registro civil,, juzgados, hospital y otros diversos edificios públicos. La Sociedad Rural se halla instalada en un pabellón 30 metros por 18,  con entrepisos para granos  y un área de 10 mil metros, destinado al ganado lanar.

Toay, distante sólo dos leguas de Santa Rosa, fue fundado hace apenas tres años por el Sr. Juan G. Brown y cuenta ya con cuatro mil habitantes.

Estos escuetos datos estadísticos, los únicos que nos permite la escasez de espacio, creemos que darán a nuestros lectores una idea de la importancia, la riqueza y el progreso de la Pampa Central y de las poblaciones que se disputan el rango de ciudad capital.

Como detalle curioso, y que a muchos ha de interesar, hacemos notar que en Toay existe un Penadés femenino, la señora María Dorrego, buena moza, cuyas lindas manos han devuelto la salud a muchos enfermos. Esto convierte al pueblo en una romería incesante, pues a él acude en busca de salud la gente de veinte leguas a la redonda.

Por esta causa  en Toay la antigua frase de cortesía: Beso a Ud. la mano no es una formula vacía, sino que tiene un sentido real y efectivo cuando se refiere a la señora Dorrego.

Fot. De Caras y Caretas”

Anuncios

El Reportaje fotográfico de Caras y Caretas al gobernador Diego González.

En septiembre de 1907 un equipo periodístico de la revista Caras y Caretas llega a La Pampa para adentrarse hasta en lo más profundo del territorio.

Evidentemente, la editorial le concedió un status especial a la cobertura ya que no envió a un reportero más del staff sino que lo hizo E. A. Holmberg (h), su vice director, acompañado por el fotógrafo holandés Vojtech Fric.

El diario La Capital, en su edición del 4 de septiembre de 1907, da cuenta de la presencia de los periodistas “desde hace varios días en ésta capital” y se refiere al fotógrafo como “el explorador Vojtech (Alberto) Fric”, para luego agregar “distinguido artista que vienen a recoger impresiones gráficas de nuestros adelantos”.

De esa gigantesca cobertura, que abarcó varias localidades incluso la alejada Colonia Emilio Mitre, compartimos estas cuatro imágenes tomadas por Fric durante el reportaje fotográfico al gobernador Diego González en su despacho junto al periodista Holmberg.

Articulos relacionados

González, Diego (Gobernador 1902 – 1908 – Biografía)

Gobernadores y Casas de Gobierno de La Pampa (1886 – 1966)

Galería de implicados en Atentado al Diario La Autonomía

Comisario Tomás Clelland Black, autor intelectual del atentado al Diario La Autonomía.

Pablo Pistani, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Rojas Lucero, Eudosio, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Patricio Juan Lagunas Vidal Benetche, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Juan López, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Juan Pedro Marcelino Taramarca, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Luis Juan Parenti, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Villamel Gelvez, José o Villamea, Luis Juan Parenti, implicado en atentado al Diario La Autonomía

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

Atentado al Diario La Autonomía

Atentado al Diario La Autonomía

 Reseña histórica
“Las llamas que el 17 de noviembre de 1924 consumieron los talleres y la redacción del periódico “Autonomía” de Santa Rosa, alumbraron las tensiones tanto latentes como manifiestas que expresaba la sociedad pampeana. El incendio, intencional, fue la resultante de una singular pulseada entre dos de los factores de poder que disputaban la hegemonía, cuando el Territorio Nacional de La Pampa acumulaba cuarenta años de vida.

“Los escombros de la casa, de los archivos, de las máquinas barridas a fuego es el tributo con que pagamos la situación de centinelas del pueblo que hemos ocupado para defender el territorio…[53]   Con estas palabras el director de “La Autonomía” se refería a los sucesos del incendio dos días después de ocurrido el mismo. Más allá de que el periódico no claudicaría en cumplir con su tarea[54], éste fue sin dudas el incidente político que involucró a la prensa con mayor resonancia de la década del 20. Efectivamente, el incendio de los talleres y archivos del periódico confirmaba las sospechas sobre la existencia de una compleja trama de lealtades y complicidades entre policías y funcionarios corruptos al servicio del poder económico de la región.

Directores propietarios de La Autonomía. En el centro, Dr. Marcos Molas, derecha, Sr. Arturo Castro y a la izquierda, Dr. Lucio Molas.

Desde agosto de 1924 los directores del periódico, Marcos Molas y Arturo Castro, venían desarrollando una intensa campaña informativa sobre las irregularidades y los actos delictivos cometidos por el Jefe de Policía, Tomas Black[55], y el amparo que gozaba desde la gobernación ocupada por su primo político, Jorge Moore. Entre los cargos figuraban, malversación de caudales públicos y defraudación de sumas de dinero utilizadas en cuestiones diversas, entre ellas personales, mantenimiento de diarios y empleados de los mismos que defendían al jefe[56], autorización de juegos prohibidos a cambio de sumas de dinero, irregularidades administrativas como falsos sumarios, provisión de pasajes a personas ajenas a la repartición y maniobras extorsivos en General Pico por parte de una banda vinculada a Black.

Las denuncias realizadas por “La Autonomía” sobre la impasibilidad del gobernador ante las irregularidades cometidas, trascendieron el ámbito del territorio para llegar hasta el Ministro de Interior Vicente Gallo y a los oídos de periódicos metropolitanos como “La Prensa” y “La Razón”. Asimismo, las partes implicadas iniciaron sus respectivas campañas para captar adhesiones y apoyos en toda La Pampa.

El Comisionado Adolfo Pozzo enviado desde el Ministerio del Interior relevó de su cargo a Black el 30 de octubre, designando a otro comisario en su reemplazo mientras se abocaba a investigar los hechos denunciados por el periódico. Durante el transcurso de la investigación y a medida que se confirmaban las acusaciones, el jefe de Policía tramó su venganza. Finalmente, en la madrugada del 17 de noviembre de 1924, comenzaron a arder las oficinas, muebles, archivos y maquinarias de “La Autonomía”, gracias a la colaboración de dos subalternos y un par de ex presidiarios procedentes de la ciudad de General Pico que iniciaron el incendio”.

GALERIA DE FOTOS DE LOS IMPLICADOS

Comisario Tomás Clelland Black, autor intelectual del atentado.

GALERIA RECONSTRUCCIÓN FOTOGRÁFICA DEL ATENTADO

Reconstrucción fotográfica del atentado al Diario La Autonomía

 Fuentes

 “Historias de la prensa escrita en La Pampa”, Pág. 66, 67 y 68. Dirección y Compilación Jorge Etchenique,  2007.

Exp. Nº 51 – Leg. 973 – Fecha 17/11/1924

Black, Tomas, Pereti Luis, Taramarca Juan y Rojas Eudosio (implicados) S/Incendio a La Autonomía. Fondo Poder Judicial – Sección Juzgado Letrado Nacional Nº 3 Penal – Archivo Histórico Provincial “Prof. Fernando E. Aráoz”, Santa Rosa, La Pampa, Argentina.

Producción de contenidos: Fototeca Bernardo Graff


[53]  La Autonomía, SR 26-11-1924

[54]  Pese al incendio, dos días después,“La Autonomía” empezó a editarse nuevamente. En 1926 recuperó su formato original, que conservó hasta su cierre definitivo en 1932.

[55]  Black se hizo cargo de la Jefatura en enero de 1924, luego de actuar en la Policía de Buenos Aires donde llegó a Comisario Inspector en la zona de Bahía Blanca y de intervenir en la represión de huelgas desde la comisaría de Avellaneda, (“La Prensa”, Buenos Aires, 17-12-1924).

[56]  En un postura de defensa de Thomas Black estaban el “Diario Moderno” de Santa Rosa, “El Arado” de General Pico, “Fígaro” de Realicó y “La gaceta de las colonias” de Trenel, entre otros.